This page contains a Flash digital edition of a book.
el Cuervo
específicos.
produce respuestas distintas cuando se formula.
La idea del intelectual con sentido de pertenencia
Después del 1990, lo irreal se trabaja como
a un hipotético colectivo, tan común en los
parte de una poética autónoma de la realidad.
escritores del 1960 y el 1970, ya no es atractiva.
En cierto modo, se recupera el sentido semántico
Del mismo modo, la concepción ética de que se
fundamental de la fantasía como capacidad de
escribe con el fin de evaluar críticamente la
representar mediante imágenes, cosas pasadas,
realidad, ha sido revisada. Ello explica la huida
lejanas o ideales. Pedro Cabiya es, por mucho,
de lo que quedaba del realismo social -
el narrador más logrado en ese aspecto. Sus
incluyendo el realismo mágico- y la afirmación
ficciones radicales, como es el caso de La
de un discurso irrealista que apropia espacios
cabeza (2007), un texto entre la ciencia ficción,
poco comunes en la tradición de lo mágico en el
el absurdo y la virtualidad, no se proponen un
país.
contenido representacional ni aspiran significado
lógico alguno. La voluntad pedagógica se ha
En la escritura del 1960 y el 1970, lo
convertido en voluntad lúdica.
mágico se apropió con los artefactos de Sartre
o Brecht. Los procedimientos de Cortázar o
Esto parece pura evasión de lo real pero
García Márquez, no tanto de Borges, eran
no lo es. El establecimiento de conexiones con
reinvertidos en la escritura de la magia en el país.
el mundo, queda en manos de lector. El lector
Cordial magia enemiga (1971), de Tomás
ya no se concibe como un receptor pasivo de la
López Ramírez, se movía entre el surrealismo
palabra de un intelectual aristocrático. Hoy se
moderado y lo maravilloso a la moda. En Delfia
acepta que “el texto es producido por la
cada tarde (1978), Edgardo Sanabria Santaliz
imaginación y la interpretación del lector” a partir
trabajó el tema del papel deformador de los
de su capacidades y limitaciones. El sentido que
medios masivos de comunicación. El recurso a
se le adjudica al texto es un asunto personal.
lo mágico sirvió al escritor para articular un
(Chartier, 1999, VI) La postmodernidad no solo
discurso crítico que aspiraba sanar una patología.
afirma el individualismo de la escritura sino el de
En ambos casos, la introducción de lo irreal se
la lectura y la interpretación.
hacía para llamar la atención sobre lo real
mediante la extrañeza. La imagen mágica o
VIII. La huida de la realidad se da lo mismo
fantástica, obligaba a buscar un contenido
hacia un hipotético interior o exterior. Los temas
representacional específico. La inserción de
clásicos del viaje y las altertopías evaden las
ciertos indicadores de sentido ofrecía pistas
convenciones respecto al tiempo y el espacio.
respecto a como se debía interpretar el texto.
(Braceras, ed., “Póslogo LyC” 189-198) El viaje
interior desemboca en una búsqueda individual
Una forma alterna de la escritura de la magia
pensada o en ficciones paranoicas complejas.
en el país fue la parodia y la sátira. En ese
Varios de los excelentes relatos de la antología
territorio el citado Luis Rafael Sánchez ha sido
Mal(h)ab(l)ar, editada por Mayra Santos
un maestro. Pero el trabajo de Juan Antonio
Febres, son prueba de ese retorno al yo, como
Ramos en Papo Impala está quitao (1983)
bien señaló la editora en el prólogo del volumen.
sigue siendo un modelo insuperable. La
Pero en el territorio de las ficciones paranoicas
caricatura y el esperpento son procedimientos
la figura más notable es José Liboy Erba. Cada
que enmascaran la realidad, pero siempre dejan
vez te despides mejor (2003) es una colección
indicadores claros sobre cómo enfrentar el texto.
en donde la interioridad es un caos que evade
Mediante ellos, se estimula el desarrollo de un
toda adjudicación de sentido.
contenido representacional y un significado
79Año 20-21, Número 40-41, julio a junio de 2008-09
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com