This page contains a Flash digital edition of a book.
Escribir en Puerto Rico: Reflexión sobre la(s) literatura(s) presente(s)
por la modernidad.
consumidor de mercancías en general se
convierta en un consumidor de mercancías
Sin embargo, después del 1990 de lo que
literarias, no se ha conseguido. Un escritor en el
se trata es de ser postmoderno y ello exige un
presente sigue siendo parte del hipotético
esfuerzo conciente por dejar de ser moderno.
conjunto de los raros.
La impureza lingüística no es un proyecto político
aunque puede ser leído como tal. Tampoco es
¿Qué impacto puede tener la mediatización
una carrera en busca de lo genuino. Es sólo un
en la relación del escritor con la gente? La
lugar común compartido por buena parte de la
performatividad es una máscara dionisíaca. Lo
humanidad en la globalizada / americanizada era
cierto es que la figura del escritor se torna invis-
postindustrial. Equivale a pensar que tomar Diet
ible cuando se le apropia a través de la lectura
Pepsi en lugar de maví no implica una traición
privada del libro. La oralidad hace que el escritor
al ser nacional. Solo un moderno contumaz
sea visto de otro modo. Lo que molesta a muchos
concluiría que esa es una posición políticamente
es la preocupación de que la mediatización esté
reaccionaria o retrógrada. Esa distancia,
convirtiendo la producción literaria en una
semántica y axiológica, explica porque muchas
mercancía. Es como si no reconocieran que
de las preocupaciones del 1960 y el 1970 no
siempre lo ha sido.
llaman la atención de los escritores del 1990.
El protagonismo del escritor, está siendo
En segundo lugar, hay algo que llamaré
sustituido por el del editor. Pero en ese proceso,
vocación de espectáculo. El escritor de 1960
que apenas repunta y parece inevitable, lo que
y el 1970 todavía se sentía parte de una
el producto literario pierde en reverencia
aristocracia de intocables que trabajaban, como
aristocrática, lo gana como pieza de mercado.
un anacoreta, en la intimidad. La experimentación
Escribir y publicar ya no es lo que era. La
con el lenguaje popular urbano nunca significó
producción literaria ha dejado de ser un deber
una integración real al populacho. La situación
pesado y vuelve a ser una forma del goce. De
parece ser diferente ahora. Los ejercicios
ese modo, el producto literario es la expresión
preformativos cada vez más numerosos, el jam-
de una individualidad, no de un gremio
ming o improvisación durante las lecturas,
presumido. La idea de la escritura como juego
práctica que me sugiere un cierto jazz del logos,
atenta contra ciertos paradigmas literarios
las lecturas colectivas y las conversaciones que
tradicionales. El escritor ciudadano iluminado y
cierran con el micrófono abierto para los
original es una farsa. Rafael Acevedo inaugura
neófitos, son un escenario interesante. El papel
Exquisito cadáver (2003) con un testimonio
que la Internet y los medios masivos de
que afirma tanto la individualidad como la
comunicación tienen en ese espacio es cada vez
caducidad de la idea de lonuevo: “Es ésta una
más relevante. Desde 1990 los escritores parecen
obra de ficción. Un ejercicio de la lectura. Una
estar en el proceso de salir de la reclusión que
acción con múltiples precedentes.” Con ello
se imponían antaño.
acepta la inutilidad de una imagen caduca del
autor. La idea de que el escritor es un lector,
La mediatización del oficio del escritor, el
afirma el carácter privado y personal del acto y
faranduleo, como lo denominó una autora del
lo hace más libre.
1970, es un hecho cada vez más común. Pero lo
cierto es que todavía la idea del escritor privado
VII. Ese individualismo radical sirve para
está ahí y que los esfuerzos por conectar al
explicar la imagen que el escritor elabora de sí
escritor con la gente, o el sueño de que el
mismo. La cuestión de qué significa ser escritor
78
Mario R. Cancel
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com