This page contains a Flash digital edition of a book.
el Cuervo
estómago y vencía la tentación de robar hará de forma literal; el autor decide intercalar el
repitiéndose: “Un hombre honrado es un hombre diálogo en la narración. Así nos introduce a
honrado”; más conmovedor es el caso de Díngol, un gordo comerciante norteamericano
Gerónimo, el carbonero y lismosnero que se ha enriquecido a costa de la venta de
protagonista de “Brevísima historia de un hombre bacalao. Un buen día este hombre repara en su
vacío” que acostumbraba a saludar con su frase perdida juventud y acude en busca de consejo a
predilecta: “Parece que la cosa se está poniendo un subalterno suyo al que, con gran frecuencia,
mejor”. No con todos los personajes simpatiza, oye hablar de un tal Ponce de León y de una
éste es el caso de Jacobo Latrine, el fuente de la juventud. Éste es Kírilin, un hombre
puertorriqueño que quiso convertirse en yanqui flaco y narigudo a lo Pinocho; lector insaciable
con diferentes argucias como la de teñirse el pelo, de las hazañas de Robinson Crusoe que, imbuido
pero que no pudo deshacerse del “Ay bendito”. de sus lecturas aconseja a Díngol que se aventure
en el trópico y viva como salvaje. Díngol acoge
la idea con cierto recelo, pues sabe que algunas
II. La dialéctica en el periodismo de Manuel
islas pertenecen a España y la relación entre este
Méndez Ballester.
país y el suyo no es muy buena por lo del
hundimiento de El Maine, pero no tarda en
Dignos de destacar son los artículos en los
decidirse a viajar. Invita a Kírilin para que escriba
que el contraste es el reactivo que produce la
las memorias del viaje y ambos abordan una
risa en el lector. En este sentido destaco: Las
delicada embarcación llamada “El Bacalao”
fábulas y contrafábulas una reinterpretación
rumbo a lo desconocido. Esto sucede a principios
desoladora de las moralejas tradicionales; Las
de 1898, advierte Méndez Ballester.
aventuras de Cocolía, un ingenuo, integro y
virtuosos puertorriqueño que no encuentra
En el trayecto del viaje no faltan las anécdotas
oportunidades de progresar en una sociedad
humorísticas y contrastantes. El mareo que sufre
aparencial y politizada y especialmente Las
Kírilin casi lo podemos ver gracias a la fuerza
aventuras de Míster Díngol y Míster Kírilin,
expresiva de Méndez Ballester: se le hunden los
una parodia del descubrimiento de Puerto Rico
ojos, se le afila la nariz y el estómago se le encoge
en la que voy a detenerme para ilustrar algunos
tanto que tiene que prenderse los calzones para
procedimientos del humor ballesteriano y la
que no quedar en cueros. Por el contrario, a
presencia inicial de la dialéctica de su teatro.
Díngol se le abre el apetito; diariamente come
tres libras de carne de cerdo que acaba pisando
* Nuestro escritor encuentra unas memorias
con wiskey. Claro, advierte a Díngol que estas
inéditas en un basurero y les atribuye tal valor
comilonas con sus correspondientes vomiteras
para comprender los sucesos de la Guerra
no pasen a las memorias.
Hispanoamericana, que decide publicarlas.
Antes, tiene que sobornar a un pordisosero que
Luego de dos semanas de navegación,
reclama que esos papeles pertenecen ni más ni
descubren una isla que desconocen –Puerto
menos que a la basura. (Aquí ya empieza Méndez
Rico- y su primer contacto son unos negritos
Ballester la degradación pues lo valores y éticos
bembús que se encuentran halando un
y estéticos de la historia aparecen llenos de
chinchorro.
manteca en un lugar que no es precisamente una
biblioteca.)
-Quiénes son ustedes, preguntan ellos
-Pescadores, dice uno de los negritos
Pero la publicación de estas memorias no se
bembús.
43Año 20-21, Número 40-41, julio a junio de 2008-09
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com