This page contains a Flash digital edition of a book.
Ceremonias y Dignidades Preámbulo
el vuelo a nuevas alturas en busca de horizontes
Deep into that darkness peering, long I
transformativos. La revista continuará siendo
stood there wondering, fearing,/
impresa, pero en una tirada reducida debido a los
Doubting, dreaming dreams no mortal
costos, y se creará el nuevo formato digital, que se
ever dared to dream before;
instaurará durante el primer semestre 2009-10.
así debemos continuar soñando, aunque el
cuervo, con voz y figura inamovibles insista en
Ante las realidades que debemos confrontar
decirnos: “Nevermore.”
en el clima económico actual, hemos hecho ajustes,
como todos, para persistir hasta cuando llegue una
Anamaría Ashwell señala en su ensayo Los
nueva era de prosperidad. Gracias a todos los que
cuervos, urracas y amores pájaros de
han hecho posible que este número de aniversario
Candance Savage que en la mitología
haya sobrevivido y vea la luz.
escandinava:
Odín, padre de todos los dioses,
tenía dos oídos de cuervo. Odín oía y reinaba
a través de ellos; dos cuervos negros, Hugin
y Munin, sobrevolaban los nueve mundos
trayéndole noticias de cuanto sucedía en su
reino. Los cuervos vaticinaban el futuro,
predecían victorias y derrotas, y decidían
entre la vida y la muerte de los guerreros del
dios.
Portentosas aves envueltas en su
traje de plumaje negro, urracas y cuervos que
vuelan, velan e iluminan la eterna noche de
los hombres: ¿qué no hay de belleza en ellos?
Estas aves agoreras, que simbolizan toda la
gama mitológica desde emblema de la creación
hasta aviso de la muerte, continúan alzando el
vuelo (excepto las de la Torre de Londres, con
alas cortadas) e insisten en permear nuestra
imaginación, tal como fue expuesto
magistralmente por Sadí Orsini Luiggi en sus
Motivos del Cuervo en el primer número de
esta revista.
Este es el último número de la primera época
de el Cuervo, pero será el comienzo de unael Cuervo
segunda etapa innovadora, en la que las/los
jóvenes del Departamento de Español alzarán
4
Judith A. Diez Herencia
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com