This page contains a Flash digital edition of a book.
el Cuervo
personajes de la novela, por minúscula que sea sumujer, en la época en la cual se desarrolla la novela,
intervención, llevan nombres”. Estelle Irizarry. La
vivía en un segundo plano, de acuerdo a los cánones
llamarada, clásico puertorriqueño: realidad y ficción
establecidos, como siempre ha ocurrido en las
(Editorial Cultural: Río Piedras, 1985) 76.
sociedades patriarcales. Vemos, por tanto, como
5
A. Hernández. “Conversatorio con Enrique Laguerre”,
los personajes femeninos de La llamarada carecen
175. Sin embargo, no compartimos esta opinión con el
de inquietudes intelectuales, no posee instrucción
autor, ya que sí ha logrado crear caracteres femeninos
extraordinarios y complejos como: Lucrecia Madrigal deuniversitaria y, en ocasiones, ni siquiera secundaria,
Los dedos de la mano, Marilola de Cauce sin río y Alexia
aunque pertenezcan a una clase social privilegiada;
y Sora de Por boca de caracoles, entre otros.
mucho menos las campesinas, éstas eran, en la
6
Olga Casanova Sánchez. La crítica social en la obra
mayoría de los casos, analfabetas. Ivonne Duval
novelística de Laguerre (Editorial Cultural: Río Piedras,
constituye una excepción, pero no se puede ignorar
1975) 85.
7
Estelle Irizarry. La llamarada, clásico puertorriqueño,el hecho de que no es puertorriqueña, sino francesa,
67.
y estudiaba en París; cuando viene a la Isla, ya
8
Ruth E. Ortega-Vélez. La mujer en la obra de Enrique
casada, no hay indicios de que continúe sus estudios.
A. Laguerre (Editorial de la Universidad de Puerto Rico:
En tal situación, no puede extrañarnos que las
Río Piedras, 1989) 65.
mujeres no intervengan ni se interesen en las 9
Ruth E. Ortega-Vélez considera que:”El novelista ha
circunstancias políticas y sociales del país, pues
buceado en la realidad y ha sacado en sus obras unos
consideramos que la educación resulta un factor
personajes femeninos que dicen más sobre la mujer que
muchos libros escritos sobre la historia puertorriqueña”.decisivo para la emancipación y la autorrealización
La mujer en la obra de Enrique A. Laguerre, 97. Véanse
femeninas.
además: 98- 101.
10
Enrique Laguerre. La llamarada (Editorial Cultural:
Opino que una relectura detenida de La
Río Piedras, 1979) 35. Véanse además la página: 34, 61.
llamarada nos permitirá rescatar a sus heroínas
En adelante citaremos el número de página en el texto.
anónimas del olvido en el que por tantos años han 11
Ruth E. Ortega-Vélez. La mujer en la obra de Enrique
estado sumidas, para que adquieran en su justa
A. Laguerre, 33.
12
perspectiva, un nuevo sentido de individualidad y José Juan. Beauchamp. Imagen del puertorriqueño
en la novela (Editorial Universitaria, U.P.R.:Río Piedras,
permanencia.
1977) 116.
_______________
13
Ruth E. Ortega-Vélez. La mujer en la obra de Enrique
1
Antonio S. Pedreira. Prólogo a la segunda edición en
A. Laguerre, 52.
La llamarada de E. Laguerre, 23 era. ed. (Editorial Cultural:
14
José J.Beauchamp. Imagen del puertorriqueño en la
Río Piedras, 1979) 11.
novela ,104. Véanse, además, las páginas 100-108.
2
Luis Zayas Micheli. Lo universal en Enrique A.
15
E. Irizarry. La llamarada, clásico puertorriqueño, 77.
Laguerre (Editorial Edil: Río Piedras, 1974) 131-132.
Véanse, además: 67-70, 93; O. Casanova. La crítica en la
3
Azucena Hernández Reyes. “Entrevista a don Enrique
obra novelística de Enrique Laguerre, 88-91; María del
Laguerre”. El Cuervo, 21 (Aguadilla, enero- junio 1999)
C. Monserrat. “Entorno y contorno de La llamarada”.
.50.
4
Faro, 12 (Aguadilla, mayo 1988) 65-71.
Azucena Hernández Reyes.”Conversatorio con Enrique
16
Concha Meléndez. Literatura de ficción en Puerto
Laguerre”. Revista del Instituto de Cultura
Rico. Obras Completas, 13 (Editorial Cordillera, Inc.: San
Puertorriqueña, I (San Juan, enero-junio 2000) 175. El
Juan, 1971) 129. Esta autora añade que: “La tierra
autor también ha revelado que para el personaje de Pepiña
puertorriqueña está viva en las novelas de Laguerre”.
se inspiró en una amiga de la infancia que tenía un jardín
129.
de flores silvestres, a la que también recuerda en el poema
17
La llamarada, 83. Véase, además, la página 158.
“Jardinera” de su poemario Residuos de los tiempos.
18
Luis O. Zayas Micheli. Lo universal en Enrique A.
Véase A. Hernández. “Entrevista a don Enrique Laguerre”,
Laguerre, 78. Para este autor: “Las dos columnas
49. Como ha destacado E. Irizarry: “El lector observará
graníticas de [La llamarada] son el paisaje y la sicología”.
un dato muy significativo que revela el respeto que
119. Véanse, además, las páginas 68-79.
Laguerre siente por cada individuo: casi todos los
23Año 20-21, Número 40-41, julio a junio de 2008-09
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com