This page contains a Flash digital edition of a book.
el Cuervo
casarse la viuda, la niña se queda en la hacienda al terminaron por minar la salud de su madre, doña
cuidado de las tías. Doña Lela amaba a la niña María, y precipitaron su muerte, seguida poco
como a su propia hija, pero doña Julia nunca después por la de la propia Mariíta.
perdonó del todo “el mal paso” de su hermana.
Cuando Delmira se marcha a estudiar al pueblo Carlos Alzamora se sintió obligado a salvar la
regresa a la casa de su “mamita” Marta, y pasa maltrecha reputación de su hermana Mariíta de
entonces sus vacaciones en Santa Rosa. Todo acuerdo a los patrones sociales establecidos. Es
marchaba bien, hasta que sus compañeros de que no se puede ignorar el hecho de que “el mal
estudios comenzaron a burlarse de ella y a llamarla paso” lo había dado una señorita de la alta sociedad,
“vallecita”, aludiendo a su origen ilegítimo. La niña algo que era totalmente inadmisible, y la familia no
no podía entender el desdén de sus compañeros, podía enfrentar la censura social sin, al menos,
especialmente el de María Antonia del Valle, su intentar reparar o vengar la afrenta; en cambio,
medio hermana, y se convirtió en una joven retraída Ramiro del Valle no vio menoscabada su reputación
y taciturna. Doña Lela y doña Julia decidieron ni su masculinidad y se casó con otra joven de muy
llevarse a Delmira a Santa Rosa, donde la vida se buena familia, Rosa Moreau, a pesar de la oposición
le hizo más llevadera y se acostumbró a vivir a la de la familia de la novia.
sombra de sus tías, dedicada a la lectura y a la
meditación, a pesar del temor que le inspiraba esa
casa inmensa y tenebrosa. (67-93)
DELMIRA
Todas las mujeres de la familia Alzamora vivían
muy pendientes de los convencionalismos sociales
y el qué dirán, jamás pudieron sobreponerse del Delmira Alzamora es una hermosa muchacha
todo a las tragedias y vergüenzas familiares y tímida y callada, de tristes ojos zarcos de melancólica
luchaban por lograr la aceptación y el respeto de mirada, rostro ovalado de piel blaquísima, pelo muy
su círculo social, por ello se reafirman en su negro, hablar suave y sosegado por quien Juan
promesa de permanecer solteras y guardar luto, Antonio en seguida se siente deslumbrado, pues
así como en sus prácticas religiosas, guiadas más para él: “ ¡Toda Delmira es una espera inefable del
por un fanatismo aparencial que por una fe sincera. primer lucero!” (83) Esta muchacha bondadosa,
Como acertadamente advierte Ruth Ortega Vélez: cuidó con solicitud extrema y abnegado cariño a
“Este episodio nos muestra cómo la familia podía Juan Antonio, cuando éste enfermó y se convirtió
condenar a sus propios miembros femeninos a vivir en el paño de lágrimas del joven agrónomo. Borrás
una existencia no deseada; a la vez, podemos comprende finalmente que por ella sólo tiene un
observar cómo la iglesia contribuyó a la formación amor fraternal y que la “sentía su hermana”. La
de prejuicios, creencias y convicciones joven enfermó gravemente, pues estaba minada por
supersticiosas que dejaron honda huella en la una anemia perniciosa, debido a lo cual tendría
11
sociedad puertorriqueña” que permanecer acostada por un largo tiempo. Mira
le entrega su diario a Juan Antonio con la promesa
María es la única de las Alzamora que actúa de que lo quemará sin leerlo, pero el joven no
en abierto desafío a todas las convenciones y cumple su palabra y no puede resistir la tentación
tradiciones sociales. Cuando se enamora de Ramiro de penetrar en el misterio de la joven, quien en las
del Valle y conoce el llamado de la pasión, olvida páginas del diario confesaba su inmenso amor por
todas las promesas familiares y decide vivir Borrás.
libremente ese amor, sin medir las consecuencias
de sus actos. Sin embargo, la vergüenza y el dolor Esta joven resulta demasiado bondadosa
15Año 20-21, Número 40-41, julio a junio de 2008-09
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com