This page contains a Flash digital edition of a book.
el Cuervo
Las heroínas olvidadas de
La Llamarada
Azucena Hernández Reyes
Nació en Santa Clara, Cuba, y reside en Mayagüez desde el año 1962.
Fue Catedrática del Departamento de Español de la Universidad de
Puerto Rico en Aguadilla desde el 1972 hasta el 2002, año en que se
jubiló. Ha publicado numerosos artículos y entrevistas en revistas
literarias puertorriqueñas. Es una estudiosa de la obra de don Enrique
Laguerre a quien entrevistó en varias ocasiones, y ha colaborado en la
presentación de las últimas cinco novelas del autor.
a llamarada de Enrique Laguerre es, sin dudas, la obra más leída y comentada de la literatura
L
puertorriqueña, pues como advierte Pedreira: “esta novela consiguió interesar a nuestros intelectuales tanto
1
como a nuestro público lector”. En opinión de Zayas Micheli: “La novela vale tanto por la pintura de
2
costumbres, paisaje y carácter puertorriqueño como por el conflicto sicológico que presenta”. Asimismo
ha sido la obra más publicada de todas nuestras letras, ya que sobrepasa su trigésima edición. El autor
siempre ha sentido un cariño especial por ella, no sólo por ser su primera novela, sino porque tiene muchos
elementos autobiográficos -casi como un diario- y el escenario donde se desarrolla es el paisaje amado de
su niñez y adolescencia: Moca, Isabela y Aguadilla. Nos confiesa el escritor: “[De mis quince novelas] los
más gratos recuerdos los tengo de La llamarada, en gran medida por el carácter autobiográfico y por los
3
personajes, algunos de ellos inspirados en personas de mi entorno real, a quienes quise mucho”.
Laguerre considera la caracterización como uno de los elementos esenciales en el arte de novelar, y
asegura que cuando abre el mundo para crear a sus personajes, éstos adquieren vida propia y le resulta
difícil guiarlos o poderlos controlar, porque ellos mismos van trazando su trayectoria vital. Debido a eso sus
caracteres nos parecen siempre criaturas vivientes y complejas, cargados de virtudes y mezquindades, de
luces y sombras como sucede con los seres humanos. Gran parte de los personajes de La llamarada son
producto de las experiencias vitales primarias del autor. Según confiesa don Enrique: “Algunos de mis
personajes femeninos proceden de las vías sentimentales como Delmira y Pepiña. A Delmira la encontré en
Moca hace poco tiempo, a pesar de que debió haber muerto, según la novela. He seguido la trayectoria de
muchas de mis criaturas de ficción, muchas veces la vida del personaje ha coincidido con lo que anticipado
4
en mis novelas y otras no”.
13Año 20-21, Número 40-41, julio a junio de 2008-09
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com