This page contains a Flash digital edition of a book.
A quemarropa: la poesía fulminante de Edgardo Nieves Mieles
absurda— que termina por materializarse en el (A las escasas ramitas queme quedan,su color
les ha idoabandonando.)
núcleo duro de vivir. El tiempo es la estructura
de la vida; y, por ello, la misma se articula bajo
Los triglicéridos, esa hilarante legión de
el imperio de su desgaste e indiferencia: tal parece
granujas,
ser la matriz del grueso de los textos que
le advierten ya a mi cintura su firme propósito
componen este parte del poemario. De ese
de exhibirme en la plaza pública como un enorme
espíritu de inquietísima rebeldía que tanto
e irresistible embutido humano.
caracteriza la vitalidad de los inconformes años
Es el tiempo que, implacable y laborioso, no deja
de juventud a la implacable conciencia de una
de desgastarle el brillo a mis enamoradas pupilas.
madurez que enfrenta el deterioro como un lento
Con zurdísima devoción, su fiel cangrejo
proceso de deshielo que ha de derivar en la
recién acaba de instalárseme en las maltrechas
fatigosa erosión del cuerpo y la voluntad, hay un
rodillas.
tránsito colmado de trampas. Pongamos en Enseguidamente, sus espinosas clavijas torna a
apretarme.
diálogo, para fundamentar lo antedicho, estos dos
poemas: Persistencia de la memoria, 10 y
Ahora, de repente, por mi lado pasa la primavera
Autorretrato con oreja cortada (informe de
gritando cuánto le duele aún la muela del juicio.
progreso).
En sus espaldas lleva una silla de madera
y, ceñida al cuello como la más excéntrica
El primero dice:
corbata, un pedazo de cuerda.
Es entonces cuando me parece escuchar
Celebré mi cumpleaños número 15
al noble y bueno de Dios que,
incendiando la escuela donde cursé la primaria.
mimado por su Alzheimer,
Fue entonces cuando las generosas llamas
abandona su columpio metafísico,
me regalaron la inmensa dicha de leer
tropieza con sus magnos poderes
en ellas todo cuanto me sería dado ver en este
y otra vez me pregunta
mundo. si por casualidad sé dónde ha olvidado
su balanza justiciera.
Del segundo, un poco más extenso y cuyo título
No obstante el desengaño, el absurdo y el
remite al descalabro de Van Gogh, lee así:
malestar en sí que acarrea el flujo del tiempo, la
poesía de Nieves Mieles no se contenta con elHoy que recién acabo de cumplir 4 decenas y
media, pesimismo evidente que adviene en
aunque mis músculos han perdido el
consecuencia. Su artificiosidad retórica, su
entusiasmo de antaño,
imaginería fecunda y su perspectiva
abandono el mullido lecho, como de costumbre,
constantemente lúdica y antipoética imprimen una
antes de que el alba se me venga encima.
dimensión festiva lo suficientemente irónica como
El frío, más presuroso que nunca,
para resistir todo fatalismo fácil o gratuito. Ello
acude al encuentro de mis ya no tan suaves
genera una suerte de tensión fructífera, tanto en
pies.
términos estéticos como discursivos, que redunda
Con despiadado amor me clava sus colmillos.
en un desparpajo profundamente vitalista. Poesía
El monótono ir y venir de las sucias mariposas
combustible, entonces, que se edifica con ribetes
del calendario
carnavalescos a partir de (pero, simultáneamente,ha terminado domesticando mi antes docta
inconformidad. en resistencia a) los clichés de la desesperanza y
He rendido, además, mis defensas en evitar
la desmoralización. Esta tensión desparpajada a
que la ausencia siga ganando terreno en mi
la cual aludo queda significativamente textualizada
calavera.
110
Federico Irizarry Natal
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80  |  Page 81  |  Page 82  |  Page 83  |  Page 84  |  Page 85  |  Page 86  |  Page 87  |  Page 88  |  Page 89  |  Page 90  |  Page 91  |  Page 92  |  Page 93  |  Page 94  |  Page 95  |  Page 96  |  Page 97  |  Page 98  |  Page 99  |  Page 100  |  Page 101  |  Page 102  |  Page 103  |  Page 104  |  Page 105  |  Page 106  |  Page 107  |  Page 108  |  Page 109  |  Page 110  |  Page 111  |  Page 112  |  Page 113  |  Page 114  |  Page 115  |  Page 116  |  Page 117  |  Page 118
Produced with Yudu - www.yudu.com