This page contains a Flash digital edition of a book.
22
SEGUNDO CICLO NARRATIVA
EL INSTINTO ANIMAL
Corren los años noventa en una casa drásticas historias donde las promesas se
donde cada momento pasa imperturbable, rompen junto a los sueños de los niños.
los segundos trascurren angustiosos para Dolores, totalmente segura de sus actos,
una madre norteamericana de dos hijos oye la voz del menor de sus hijos al final
varones de ocho y nueve años. Dicha mujer, del pasillo del segundo piso. Dolores se
llamada Dolores, sorbía una taza de té en había paseado por todas las habitaciones
el salón de su casa en Orlando mientras en busca de ellos y allí estaban; reconocía
observaba el atardecer tras el porche. Se sus voces temblorosas por el miedo. Con
encuentra sola, sus hijos le habían sido pudor y duda asoma la cabeza por la puerta
arrebatados de sus manos horas antes por y sus dos hijos la miran de golpe con un
una acusación falsa de su ex marido, un extraño brillo de esperanza en los ojos.
vicioso que lo único que pretendía era Dolores entra, los coge a los dos de la
dejarla sin el derecho de ver crecer a sus mano y al doblar la esquina sale corriendo
hijos, una separación dolorosa para sus hasta el coche, sin pensar, sin saber, pero
pequeños; y los jueces le daban la sentencia junto a sus hijos. Una vez dentro del coche,
al padre por ser el único con empleo fijo.
Hasta un juicio final sus hijos pasarían el los dos chicos gritaban extasiados por la
tiempo en un orfanato alejados de sus alegría de saber que ese era su coche, que
familiares. arrancaba con energía y comenzaba su
Dolores deja la taza temblorosa viaje de huida. El más joven de los dos
sobre el pequeño plato y de sus ojos azules hermanos, el más insensato, no duda en
intensos salen lágrimas espesas, que des- quitarle la peluca de la cabeza a su madre,
cendían por su aún joven rostro pero dolido que en el fondo lo estaba deseando. Los
por los golpes de su vida. En esos momentos chicos, el menor, Carlos, y el mayor, David,
de pensamiento, son los instantes del ins- reconocieron a su madre al instante, y tras
tinto que despierta, el instinto animal que esos segundos, a pesar de su joven edad,
llevamos dentro. El corazón de Dolores comprendieron que no pasarían por casa y
palpita con más fuerza y energía, sabía que no llevaban rumbo alguno.
dónde estaban sus hijos, tenía coche y Pasan las horas y la ciudad de Orlando
solo quería huir con ellos, ¿adónde? nunca se había perdido entre los árboles; en la
lo supo aunque le da igual; así que sale de carretera solo se observaban los faros del
su casa irreconocible, coge el coche, llena coche y de vez en cuando en aquella oscu-
el maletero de mantas y el poco dinero ridad total se cruzaban con algún camión…
que había ahorrado tras el divorcio y mar- Dolores pretendía parar en un motel para
cha con el depósito lleno y una idea clara. pasar la noche, pero dudaba del dinero y
Dolores aparca dos horas más tarde de si la podrían llegar a descubrir. Ahora
delante del orfanato donde sus hijos de- mismo deberían de haber registrado su
berían pasar la noche y espera hasta que casa en busca de pistas y testigos… no se
anochezca. No sabía cómo entrar ahí y arriesgaría a que el dueño del motel les
coger a sus dos hijos; no lo tenía claro; ni delatara, así que no tuvo más remedio que
siquiera sabía en qué habitación de aquel conducir durante toda la noche aquel che-
orfanato estarían… Cuando cree llegada vrolet escacharrado. Por suerte era verano
la hora, abre la puerta del coche, cruza la y no hacía demasiado frío. En los asientos
calle mientras se asegura con discreción de atrás dormían tranquilos Carlos y David
de que la peluca estaba bien puesta y se bajo dos mantas y una almohada donde
adentra tras las puertas de una jungla de posaban sus cabezas. Dolores, a pesar de
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23  |  Page 24  |  Page 25  |  Page 26  |  Page 27  |  Page 28  |  Page 29  |  Page 30  |  Page 31  |  Page 32  |  Page 33  |  Page 34  |  Page 35  |  Page 36  |  Page 37  |  Page 38  |  Page 39  |  Page 40  |  Page 41  |  Page 42  |  Page 43  |  Page 44  |  Page 45  |  Page 46  |  Page 47  |  Page 48  |  Page 49  |  Page 50  |  Page 51  |  Page 52  |  Page 53  |  Page 54  |  Page 55  |  Page 56  |  Page 57  |  Page 58  |  Page 59  |  Page 60  |  Page 61  |  Page 62  |  Page 63  |  Page 64  |  Page 65  |  Page 66  |  Page 67  |  Page 68  |  Page 69  |  Page 70  |  Page 71  |  Page 72  |  Page 73  |  Page 74  |  Page 75  |  Page 76  |  Page 77  |  Page 78  |  Page 79  |  Page 80
Produced with Yudu - www.yudu.com