This page contains a Flash digital edition of a book.
Yacimientos de Zn-Pb-Fe de la Sierra de Cartagena 6
Memoria de campo. Óscar Pintos Rodríguez
Peñarroya, que a principios de siglo había ido tomando el control de varias
fundiciones en la zona en un momento de crisis general, va a empezar a obtener
beneficios de esa política aprovechando la recuperación económica europea y el
aumento de los precios. Comenzó por abrir grandes minas a cielo abierto, las “cortas”,
empezando por la cantera Emilia en 1953, y además construir un gran lavadero de
flotación, el Lavadero Roberto en Portmán, que empezó a construirse en 1952, así como
un gran túnel que atravesaba la sierra, el “José Maestre”, y conectaba las explotaciones
con el lavadero de Portmán. Se inicia entonces una gran expansión de la producción, el
segundo “boom minero”, que se mantuvo en las décadas siguientes.
Ese crecimiento en la producción permitió la reindustrialización de Cartagena, con la
fábrica de Peñarroya y la “Española del Zinc”, que junto a la construcción de la refinería
de Escombreras permitirá convertir Cartagena de nuevo en un centro industrial. Sin
embargo, La Unión y su comarca no pudieron beneficiarse de la misma forma. El
sistema de explotación a cielo abierto y de lavaderos de flotación, muy mecanizados, no
exigieron un aumento de la mano de obra, y además la posición interior de La Unión,
unida a la cercanía de Cartagena, hizo que ninguna industria importante se instalara allí.
La “Maquinista de Levante” fue el único centro industrial importante hasta su cierre en
1988. La producción fue ampliándose. En 1965 se inicia la corta Gloria, en 1966 San
Valentín, en 1973 Los Blancos. Esta producción estaba monopolizaba por la empresa
Peñarroya, casí única empresa activa en la sierra. Pero la crisis de los años 70 detuvo el
proceso. Se inició un descenso de los precios, tanto de los minerales como los metales,
y la devaluación del dólar redujo sensiblemente los beneficios. Además, con la llegada
de la democracia en 1978, la presión medioambiental aumento, tratando de obligar a
Peñarroya a finalizar los vertidos en Portmán, a regenerar la bahía y a reforestar la
Sierra Minera.
Todo esto provocó la paralización de la producción. En 1982 cierra la cantera Emilia.
En 1985 Los Blancos y el Cabezo Rajao, única explotación nacional importante. En
1987 los habitantes del Llano del Beal se oponen a la apertura de la corta Los Blancos
III. Entonces, por sorpresa, Peñarroya anunció la cesión de sus derechos de explotación
a la empresa Portmán Golf y abandonó la escena. Portmán Golf sólo mantuvo la
explotación minera 3 años. En 1991 cerró todas las canteras y cesó toda la actividad
minera. Por primera vez en más de 2500 años, la Sierra Minera dejó de producir.


Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23
Produced with Yudu - www.yudu.com