This page contains a Flash digital edition of a book.
Yacimientos de Zn-Pb-Fe de la Sierra de Cartagena 4
Memoria de campo. Óscar Pintos Rodríguez
1246, en época de Fernando III, que habla de “...todas las mineras de plata et de otras
cosas...” refiriéndose a Cartagena. En 1373, Enrique II hace donación de “...la nuestra
minería del axeb (alumbre) de Cartagena...” puntualizando que “...si en la dicha minera
oviere plata o oro o azul (lapislázuli) que no entre en la dicha merced...”. En 1491 Juan
Chacón, señor de Cartagena, cobraba una “...renta del plomo...”.
En su mayor parte, esa minería debía consistir en el reaprovechamiento de los
escoriales y terreras dejados por los romanos en sus explotaciones, a los que se refiere
Juan Chacón, Justicia Mayor de Cartagena en 1503, y que nos da la información de que
la producción de plomo estaría sobre las 1º toneladas anuales. En 1537 Carlos I
otorgaba “...los mineros de oro y plata y azogue (mercurio) y caparrosa (pirita) y hierro
y plomo y otros metales de la ciudad de Cartagena y su término...”. Esta explotación
estaba centrada en el núcleo de Alumbres, aunque es posible que también hubiera
centros mineros en Portmán. En la documentación del siglo XVI encontramos la Cueva
de Doña Constanza, cerca de Portmán, en el monte del Sancti Spiritu, la mención a “...
tres montones que eran de plata y plomo, y que estaban hacia la vía de San Ginés de la
Jara, a dos leguas de la ciudad...(cabazo de Don Juan, Descargador). En 1590 se habla
de “...las personas que iban a sacar plomo y otras cosas en el llano de Portmán y del
Gorguel...”. La mayor parte de la producción minera era exportada por genoveses a
Marsella.
En el siglo XVII la producción aumenta. Felipe III dio autorización a explotar “...una
mina de piedras finas y amatistas negras y moradas, zafiros y otras piedras ricas en la
costa cerca de Portmán...”. Felipe IV fomentó la búsqueda de minas antiguas en
Cartagena “...porque se entiende que pueda tener en su centro vetas de oro y plata de
muy grande riqueza... donde llaman el Puerto Portmán, Lumbreras (Alumbres) pago y
Rincón de San Ginés...”. Carlos II da también licencia en 1696 para buscar plomo y
cobre en “...los cerros de la Parreta en Calnegre, de Santo Espiritu de Los Ballesteros y
Trincabotijas...”
Durante el siglo XVIII la producción tiende a estancarse, debido sobre todo a la
importación de metales y piedras de América, muy voluminosa, que daba pocos
incentivos a la explotación peninsular, así como a la decadencia definitiva de la
producción de alumbre, el principal producto de la zona.
Los inicios del siglo XIX son de abandono paulatino. En 1856 se publicó el
“Reglamento de vigilancia pública del distrito minero de Cartagena”, primer intento de
organizar la actividad racionalmente. Permitió a los empresarios controlar a sus
trabajadores sin eliminar la turbulencia de la explotación. En la década de los 60 se
introducen las primeras máquinas de vapor, y comienzan a llegar capitales extranjeros,
que aceleran la mecanización. También comienza la producción de cinc, aunque sin
llegar al volumen del plomo.
A finales de los 60, la crisis financiera europea ralentiza la llegada de capitales, y la
actividad entre en crisis. Aparecen rebuscadores y bandas de asaltantes, que convierten
durante unos años la sierra en una especie de salvaje oeste, con asaltos, robos y
asesinatos en busca de mineral. La revolución de 1868 y los enfrentamientos políticos
posteriores agravan la crisis, que alcanza su punto más depresivo en 1873, coincidiendo
con la sublevación cantonal y el subsiguiente sitio de Cartagena.
Page 1  |  Page 2  |  Page 3  |  Page 4  |  Page 5  |  Page 6  |  Page 7  |  Page 8  |  Page 9  |  Page 10  |  Page 11  |  Page 12  |  Page 13  |  Page 14  |  Page 15  |  Page 16  |  Page 17  |  Page 18  |  Page 19  |  Page 20  |  Page 21  |  Page 22  |  Page 23
Produced with Yudu - www.yudu.com